Naturwissenschaften

Monday, September 19, 2005

Naturwissenschaften, del Perú para el mundo...

El Guanaco, camélido que se extingue en los Andes.

La región de la Puna –con 24 millones de hectáreas- figura entre las más empobrecidas del país. Sin embargo es territorio de los camélidos sudamericanos. El Perú podría manejar este recurso natural que tiene la suerte de poseer, y cuyo producto podría originar importantes ingresos a las comunidades campesinas estanblecidas en las zonas más remotas y deprimidas del país.
Pero por increíble que parezca, ahora que hemos salvado a la vicuña, el guanaco está en serio peligro de extinción.


Mejor adaptación al medio ambiente
Ciertas zonas de las punas del Altiplano, que a duras penas matienen una escasa población de ovejas, cabras y unas cuantas cabezas de ganado, constituyen el hábitat por excelencia de los cuatro camélidos sudamericanos: la vicuña y la alpaca, con las lanas más finas y mejor cotizadas del mundo; la llama, animal que se utiliza para transporte, lana y carne; y el guanaco, aprovechable para carne y lana.

Nuestros camélidos se adaptan perfectamente a alturas y fríos extremos y se alimentan con la rústica vegetación típica de estas zonas. No exterminan el forraje –como la cabra- ya que no arrancan la planta de raíz, sinó que la cortan con sus filudos dientes.
Estos no se desgastan pues continúan creciendo durante la vida del animal.
El almohadillado en la parte inferior de las pezuñas previene la compactación del suelo por donde transitan.

Las cuatro especies no compiten por territorio –aún cuando ocasionalmente lo comparten- pues su habitat es diferente. La vicuña es típica de las extensas planicies andinas, entre los cuatro y cinco mil metros de altura. Los guanacos viven en abruptas quebradas y cerros secos. Las llamas y alpacas son animales domésticos y de pastoreo; estas últimas prefieren los terrenos húmedos, o bofedales.

No existen animales mejor adaptados a zonas que se consideran entre las mas pobres e improductivas de nuestro país. Notable paradoja, ya que su manejo podría desarrollar estas áreas andinas en un medio donde el hombre , los animales y la naturaleza podrían subsistir en perfecta armonía y mutuo beneficio.

El valioso Guanaco
Algunos científicos cnsideran al guanaco como el precursor común de la llama y la alpaca, siendo tal cosa aún materia de debate. Su tamaño es como el de la llama (1.60 m de alzada hasta la cabeza, y 90 a 120 kilos de peso), y sus hábitos muy parecidos a los de la vicuña.
Sin embargo, ciertas de sus características son únicas: se adapta a condiciones extremas, por lo cual su hábitat es el más extenso de los camélidos, siendo en el extremo norte en el Departemento de La Libertad, y en el sur, Tierra del Fuego. Vive en Perú, Bolivia, Chile y posiblemente, la zona más extensamente poblada por el guanaco es la Patagonia, en Argentina.
Sin embargo, los guanacos que habitan en altas serranías bajan casi al nivel del mar para alimentarse en la vegetación de lomas, en épocas propicias.
Cuando no hay otra cosa comen líquenes y, en periodos muy secos, los cactus, de los cuales obtienen suficiente agua para subsistir.

En peligro de Extinción

Debido a la caza indiscriminada, casi sin darnos cuenta, nos encontramos con que la población de guanacos en nuestro país es estimada actualmente en unos mil animales. Aproximadamente 300 de ellos estarían en cada una de las reservas de Pampa Galeras (Ayacucho), Agua Blanca (Arequipa) y Calipuy (La Libertad).
Con otros pocos hatos, estimados en 6 o 7 animales esparcidos por remotas regiones del país, el número total es tan bajo que hace temer seriamente por su supervivencia. A fín de mantener una reproducción exitosa y saludable se necesita un mínimo de material genético, y no es seguro que las poblaciones remanentes sean viables.
Posiblemente, la población actual en cada una de las tres reservas sean aún suficiente para su mantenimiento, pero siendo peligrosamente baja, debe cuidarse con el mayor celo si no queremos resignarnos asu desaparición. Sin embargo, la cacería continúa, como fué demostrado hace poco al encontrar, uno de los tres guardaparques de Aguada Blanca, a varios de estos animales matados por su carne.

La demanda de carne continuará, pero, ya que ésta puede ser obtenida de diversos animales domésticos, no se justifica la caza del guanaco mientras su número no se incremente.

La Reserva de Calipuy
Y es que –según explica el profesor Jürgen Rottmann, de la Universidad de Chile, considerado un experto en camélidos sudamericanos- no es cuestión de que una población de guanaco extinta en una zona, pueda ser reemplazada por ejemplares de otra. Por lo menos, no en el caso de Calipuy.

Según asevera Rottmann, esta zona marca el límite septentrional del habitat de la especie. Sus características son especiales, siendo su terreno muy quebrado, con una vegetación en gran parte arbustiva. Tanto es así que estos guanacos obtienen un 40% de su alimento ramoneando las hojas de los arbustos.

Debido a éstas y otras características únicas, Jürgen Rottmann enfatizan que los guanacos de Calipuy deberían ser salvados a toda costa.

Animales muy Utiles
No se trata solo de salvar a una de nuestras especies zoológicas más características y notables. Según datos ofrecidos por profesionales nacionales y extranjeros, el guanaco puede convertirse también en un recurso natural muy útil y valioso, de estructurarse un sistema de manejo para su espacie similar al de la vicuña, en aquellos lugares en que ésta no puede vivir.
Los guanacos de ciertas zonas producen una lana muy fina parecida al de la vicuña. Como dato interesante, los animales que viven en áreas húmedas o mu lluviosas, como la Patagonia, no producen buena lana.

El guanaco –igual a la vicuña- se reproduce muy bien, constituyendo también grupos familiares de un macho y un promedio de seis hembras. Por lo tanto, con un control adecuado, sería posible obtener un aumento en la población que permita, eventualmente, el aprovechamiento de esta especie tán rústica.

Se hace imperativo el establecimiento de una política para la protección y el desarrollo de los camélidos. Con esto tendríamos una industria nacional que proveería de trabajo e ingresos adecuados, precisamente a unos de los segmentos de la población más necesitados.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home